miércoles, 27 de abril de 2016

PLANIFICAMOS NUESTRO VIAJE A UN CAMPING

Podemos contaros que hace días decidimos que nuestro Camping El Oso estuviera en Castilla La Mancha, así podríamos realizar con nuestra imaginación alguna excursión por alguna ruta de las que recorrió Don Quijote. Raquel nos dijo que había un pueblo que se llama Almagro y que allí había un camping y el nuestro también estará allí ubicado.

Después de tener claro que nos iríamos de viaje imaginario a Almagro, estuvimos pensando en qué medio de transporte podríamos ir. Fueron bastantes los que salieron en la lluvia de ideas, pero después de analizar cada uno de ellos, nos decantamos por el autobús. Una idea teníamos clara, preferíamos ir todos juntos.

- Bici (tendríamos que ir muy cargados, un camino muy largo y duro)
- Moto (necesitaríamos 8 ó 16 motos y no sería un viaje de grupo divertido y descansado)
- Camión (no cabíamos los 16)
- Furgoneta (no cabíamos los 16)
- Avión (en Almagro no hay aeropuerto y preferíamos un viaje directo y que no costara mucho)
- Taxi (necesitaríamos 4 taxis, no iríamos todos juntos y saldría caro)
- Helicóptero (no terminaba de convencer la idea)
- Tren (no había viaje directo, había que ir a Madrid y después coger un tren hasta Almagro)

AUTOBÚS
La mejor idea, iríamos juntos, nos llevaría hasta el mismo camping.

Después de decidir el transporte que utilizaríamos, pensamos qué teníamos que hacer. Nos costó darnos cuenta de que había que reservarlo, programarlo... En un principio, decíamos que íbamos a la estación y ya está, pero poco a poco fuimos descubriendo cuál es el procedimiento a seguir:

- Nos pondríamos en contacto con una empresa de autobuses y le preguntaríamos si podría llevarnos a:

- Almagro
- A 16 personas
- el 28 de Abril
- saliendo a las 7:00 a.m
- y cuánto nos costaría.

Pensamos que lo mejor era que  el coste fuese el mismo para todos,así que también preguntaríamos cuánto le costaba a cada un@.

Después de tener reservado el autobús haríamos lo mismo con el Camping, dejarlo todo bien reservado. Esta vez , sabíamos que sitio íbamos a tener, pues nuestra imaginación no iba a dejar que fuera de otra forma.